Consejos y reflexiones de un clásico

Si sos mujer y te interesa el fútbol por cualquiera de la razones que uno se pueda imaginar —como jugarlo o verlo por hacerle barra a la pareja porque ni modo—, más de alguna vez habrás vivido un partido clásico Barcelona-Real Madrid en El Salvador.

Como a mí me gusta el fútbol por un montón de razones que no voy a enumerar, me fui a ver la más reciente edición del clásico al Café de Don Pedro de Merliot. La entrada fue de $10 consumibles, la comida estaba buena y el ambiente apropiado para la ocasión. Pero siempre hay un pelo en la sopa… o varios… y siempre hay alguien que se fija.

Para que una aventura como esa resulte, uno tiene que irse preparado porque cualquier cosa puede pasar. Por eso les traigo estas sencillas pero prácticas recomendaciones a partir de lo que vi/escuché/hice:

1- No usen tacones. No combinan con las camisas deportivas por más fashion que uno quiera verse. Esto aplica para los accesorios escandalosos. Ese día hay que lucir la camiseta y nada más.

2- Si usan tacones, pero acertadamente no los combinan con una camisa deportiva, sino con cualquier otro tipo de atuendo (como vestido o falda), entonces mejor no vayan, porque se ganarán que les digan cosas como “Se te perdió la fiesta, mamacita”.

3- Váyanse temprano aunque les toque esperar. No vale la pena llegar 5 minutos antes, pagar los $10 y tener que sentarse en una caja de sodas en el rincón más refundido del local, si con suerte aún hay cajas de soda disponibles.

4- Lleven buena compañía. Vital para entretenerse mientras empieza el partido. Para hombre y mujeres: nunca vayan solos a apartar mesa, es injusto, aburrido y cuando comienza a llenarse la gente se pasea cual zopilote encima del pobre cristiano.

5- Atentas a reaccionar ante una pelea. Dos horas de espera, el calor, mucha cerveza por todos lados y fanáticos que se saludan a las madres a cada rato constituyen un conato de violencia. No se duerman, tengan siempre la cartera a la mano y no se paralicen. Espero que hayan atendido la recomendación 1, sino les será más difícil huir.

Ya hablando en serio. Aquí la gente vive un clásico como si estuviera en España. Quizá peor. Para un salvadoreño, esté donde esté, esos partidos no se perdonan.

Es cierto que no falta la diversión, pero tampoco la violencia. Yo creo que ya hay mucha violencia por todos lados. En la casa, en la colonia, en los buses. En el día a día.

No veo la necesidad de arruinar esos eventos peleando, maldiciendo, discutiendo por cosas tan tontas como que alguien que llegó más tarde ponga una mesa adelante de la tuya o que te pidan por favor que te movás un poquito y eso te amargue, te enoje y permita que digás y hagás cosas sin importarte que enfrente tenés a tu hija de 10 años presenciando la escena totalmente asustada.

Tampoco da derecho para que solo porque tenés que consumir el dinero que pagaste tomés toda la cerveza disponible y que incluso a la salida ignorés la voz de tu hijo menor que te dice “papi, ya no tomés porque vas a manejar” y encima le des el vaso para que te lo tenga mientras vas al baño. No es justo enseñarle a tus hijos a amar el deporte más emocionante del mundo si con tu ejemplo de vida destruís tu imagen ante ellos.

A lo mejor no les digo nada nuevo porque son escenas que se ven a diario. A lo mejor solo necesitamos tolerancia y respeto, pero hasta eso nos resulta muy difícil de hacer. A lo mejor no nos damos cuenta de que hay cosas más importantes que ver ganar a tu equipo.

Anuncios

3 pensamientos en “Consejos y reflexiones de un clásico

  1. Definitivamente el Salvadoreño se pela.
    Te cuento que un chero murió el clásico anterior a este cuando en el bar en el q vio el partido se puso a joder a sus cheros y otra gente, no lo aguantaron y le dieron dura hasta q se peló… todo por un fanatismo… mientras el Barcelona FC celebraba los 6 goles que clavó, en casa de él su familia lloraba su muerte.

    Excelente reflexión.

  2. Creo que es un grave problema eso de la polarización extrema. Izquierda o derecha, Madrid o Barcelona… incluso he visto gente pelearse por la Pepsi y la Coca Cola. Este tipo de cosas nos llevan a cosas increíbles y dejamos de lado las que de veras valen, como los valores, el respeto, la familia, etc.
    Ni modo. Será cuestión de años para que esto cambie.
    Saludos!

  3. puu… de verdad que aki la mara no respeta nada… y pues estan buenos los consejos, hay que tomar todo en cuenta a la hora de estar en un momento asi como es el “clasico”…
    me llega sister… que aproveches el time para hacer este tipo de reflecciones!!!
    love you!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s