¿Y así queremos avanzar?

Una nueva campaña en el balompié está iniciando. Los campeonatos del mundo empiezan a rodar el balón y la Liga Mayor de Fútbol de El Salvador no es la excepción, al igual que la segunda y tercera división. Sin embargo, tres semanas después del banderillazo de salida, hay algunos detalles que no dejan de llamarme la atención en el certamen cuscatleco.

Mucho se ha hablado de los flamantes fichajes de los cuadros de la liga mayor, pero parte de ellos son jugadores que no lograron sus objetivos fuera del país, y algunos incluso han regresado a sus antiguas casas a tratar de revivir viejas glorias. Hagamos un breve repaso: Cheyo llegó al Firpo, Cristian Castillo y Julio Martínez volvieron al Alianza, Ramón Sánchez fichó por Águila y Víctor Velásquez y Gilberto Murgas retornaron a FAS.

No puedo ahondar en por qué Castillo, Cheyo, Sánchez y Martínez no lograron quedarse fuera del país, muchas cosas pudieron influir en que su capacidad no fuera considerada la adecuada, pero que el FAS “renueve” su plantilla con Murgas y Velásquez, eso sí me parece poco acertado.

Renovar, según la Real Academia Española (RAE), significa sustituir una cosa vieja, o que ya ha servido, por otra nueva de la misma clase. También dar nueva energía a algo, transformarlo. Pero parece que los tigrillos comprenden esta palabra únicamente como “volver algo a su primer estado”, entendiéndolo como regresar a aquel conjunto que logró cinco títulos de la mano de “Chochera” Castillo.

Pero más allá de los nuevos nombres –y no tan nuevos– de los planteles para el Apertura 2010, hay otro factor que no me termina de convencer: la supresión del repechaje entre la primera y segunda división. Acá hay varios elementos y hay que tener claro que todos, en cierto punto, tienen la razón, pero de mantenerse esta medida, y así parece que será, el más perjudicado siempre es el fútbol nacional.

La liga mayor aduce que espera mucho tiempo para conocer a su rival para disputar la repesca. La segunda división alega que su certamen pierde competitividad al solo ascender un equipo. Ambos tienen razón. Los de primera pierden ritmo de competencia para medirse al cuadro de la liga de plata, que viene con el envión de su campeonato. Y los de ascenso, es obvio que salen perjudicados al solo tener un cupo y perder el chance del repechaje.

Ahora bien, si la primera no quiere ceder y la liga de plata presiona por no perder media plaza [está en paro junto a la tercera categoría], lo mejor quizá sería imitar otros certámenes. Para que el circuito de privilegio no espere y pierda ritmo, y para no sacrificar a los de ascenso, lo mejor, a mi criterio, sería que dos equipos de la mayor desciendan directamente. ¿Qué lograríamos con eso? Más entrega de los jugadores, quizá. Partidos más disputados, talvez. Lo que sí es seguro es que así ningún equipo se acomodaría porque sabría que ser noveno no te da otra oportunidad.

En fin, solo los grandes dirigentes de nuestro balompié saben qué sucederá con este tema. Y en cuanto a los fichajes, eso es cuestión de cada club, lástima que no se le da espacio a gente nueva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s