¡Enrique… Enrique… Enrique…!

El pasado viernes 22 de octubre tuve la oportunidad de ver un concierto de mi ídolo musical, un español llamado Enrique Ortiz de Landázuri Izardui, o mejor conocido como Enrique Bunbury. Y no es que haya estado en México, España o un país del istmo centroamericano, presencié ese toque en una sala de cine, y en 3D. Sí, Bunbury sorprende nuevamente siendo el primer artista hispano en grabar un concierto en dicho formato.

Afiche del concierto Bunbury 3D.

En un principio estaba indeciso sobre si ir o no. En mi mente rondaba la interrogante de qué se hace en un concierto vivido a través de la pantalla de un cine. ¿Será igual? ¿Habrá gente cantando? Después de confirmar que la cinta sí se exhibiría en el país, decidí ir.

No podía dejar pasar esta oportunidad. Ya una vez, hace dos años, estuve cerca de verlo en vivo. Él iba a presentarse acá por motivo de la Cumbre Iberoamericana. Quedé con boleto en mano porque se suspendió. Triste. Seguía sin saber qué es estar ante mi ídolo musical.

Llegado el día, me lancé a la taquilla del cine en busca de mis entradas. Quería ser el primero en comprarlas. No sabía cuánta gente podría llegar a la función, pero no me iba a arriesgar. Llegué a eso de las 9:30 a. m., estaba cerrado, esperé. Treinta minutos después, le pregunté a uno de los empleados y me dijo que abrirían hasta las 3 de la tarde. Ni modo, tenía que soportar la ansiedad hasta en la noche.

A las 7:30 p. m. ya tenía las entradas en mi poder. Estaba acompañado de un buen amigo, ese que me prestó el “Pequeño cabaret ambulante”, mi primer contacto con los CD de solista de este señorón del rock en español. Y como había que esperar, nos fuimos a una gasolinera. Un café, la “levantada” de una prostituta y la explosión del motor de un congelador animaron nuestra estancia en el lugar.

A las 9 ya estábamos en la sala. Camisas alusivas a los Héroes del Silencio y Bunbury se veían por doquier. Aunque la sala no se llenó, hubo un grupo considerable que se reunió para ver el concierto. Había llegado la hora.

Fuera luces, lentes 3D listos, un cementerio ante nuestros ojos y la imagen del ícono del rock hispano apareció. La primera rola en sonar fue “El tiempo de las cerezas”; los aplausos, silbidos y algunos gritos de los presentes respondieron mi duda sobre cómo sería la velada.

Algunos cantaban las rolas; yo me resistía. Empero, apareció una seguidilla de canciones a las cuales no me pude escapar, entre ellas “Frente a frente” y “Los habitantes”. La piel se me erizó y una fuerte corriente recorrió mi cuerpo. No hubo vuelta atrás, me dejé llevar y empecé a cantar.

Bunbury deleitó con su voz y entrega en el escenario.

Después del paseo por el disco “Las consecuencias” vino el recorrido por la parte más roquera del concierto, la cual se desarrolló en el área del plató donde estaba un avión estrellado. “Infinito”, “Bujías para el dolor”, “Apuesta por el rock and roll” y “Lady blue” encendieron aún más los ánimos de los presentes. Para este momento las rolas se cantaban a todo pulmón y los aplausos eran de ley al finalizar cada interpretación.

No podían faltar aquellos a los que se les olvidaba que estábamos en un cine y encendieron un cigarro. Aparecieron varios empleados a decirles que lo apagaran. Tampoco iba a ausentarse el error del encargado de la cinta. Justo en uno de los momentos de mayor conexión con el concierto, la imagen se perdió. Hubo gritos y puteadas incontrolables hacia el tipo que nos hizo perder 30 segundos de este gran show. Lo admito, descargué mi furia ante ese individuo y le dije de todo.

Tras el incidente, seguimos en lo nuestro. Se llegó a la zona del cabaret de carretera, la tercera parte del plató. Aparecieron las notas de “Enganchado a ti” y la reacción del público no fue otra que cantarla de principio a fin. Luego vino “Sí” y “Sácame de aquí”, canciones que para mí fueron como himnos hace años, y lo siguen siendo.

Pero sin duda el final no pudo ser mejor. Pasados más de 80 minutos, “El aragonés errante” y “Al final” nos transportaron en un viaje delirante. Fue pasar de una fuerza desgarradora a la melancolía propia de una despedida. De esta manera, y entre plumas cayendo de lo alto del escenario, Bunbury y Los Santos Inocentes dieron fin a 100 minutos de buen rock. Y como no podía faltar la petición de “¡otra, otra, otra!”, nos regalaron “El viento a favor”.

Este concierto fue una experiencia única e increíble. Por el momento me conformo con él, pero no quiero envejecer o morir sin haber visto a mi ídolo, sin poder cantar y gritar sus canciones a todo pulmón. Espero que el viento sople a favor de los salvadoreños y nos traiga otra vez, más temprano que tarde, al gran Bunbury.

PD.: Señores promotores de conciertos, ¡ya basta de traer grupitos o bachateros llorones! Por favor, es hora de un toque de calidad.

PD. 2: Y para los que no pudieron ver el concierto en 3D, en este blog hay un fragmento del toque, es la entrada del 12 de junio de 2010 (son 12 rolas): Almas Silenciosas.

Anuncios

3 pensamientos en “¡Enrique… Enrique… Enrique…!

  1. ¿Y no fuiste al concierto de Guate hace un par de años?. Eran los Héroes, no él solo. Por la lista de canciones, supongo que no hace referencia a su trabajo como grupo, sino a su experiencia en solitario.

    • No pude ir por varias razones:
      1. Andaba acabado económicamente.
      2. Acababa de empezar a trabajar, era mi primera quincena.
      3. Era semana de parciales en la UCA.
      Y sí, este concierto es de él en su faceta de solista. Me gustan las rolas de los Héroes, pero me fascinan las que ha compuesto por su cuenta. Y la única de HS que interpretó es “Apuesta por el rock and roll”.
      Lástima, todos dicen que son conciertos llenos de energía. Espero poder estar en uno.

  2. Larga vida al maestro Bunbury

    ¡¡¡¡¡¡¡QUE VIVAN LOS HEROES DEL SILENCIO!!!!!!!!!

    “si todo lo que nace perese del mismo modo… un momento se va y no vuelve jamas”

    (Inifinito)

    “Sirena vuelve al mar varada por la realidad”

    (“Sirena Varada” del album El espiritu del vino -1993-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s