La RAE se renueva. ¿#Win o #fail?

La Real Academia Española nos hace un regalo de Navidad anticipado. Bueno, tanto así como regalo no es para muchas personas porque no están de acuerdo con los cambios que dio a conocer.

Entre las modificaciones está que las letras “ch” y “ll” desaparecen definitivamente del alfabeto, cosa que todavía hace unos días yo celebraba que no era así. Y ustedes no me dejarán mentir en que hace años dejaron de mencionarlas en las canciones de primaria.

Además, dice que la palabra “solo” ya no se tildará aunque exista ambigüedad. Lo mismo con determinantes demostrativos como “este”, “esta”, “ese”, “esa”, “estos”.

Pero, seamos honestos, muchos de sus planteamientos ya se aplicaban en la práctica.

Por eso para mí lo que más valor tiene es que por fin va a publicar una nueva versión de su Ortografía (la que todos usamos en la actualidad data de 1999).

Personalmente considero que se ha quedado corta y que sigue predominando el puritanismo, pero comprendo que no va a permitir que el lenguaje se “deforme”. No puede ir por ahí aceptando cada cosa que se nos ocurre a los hablantes (pese a que siempre le toca ceder en algunos puntos).

De todos modos hay algo que me preocupa mucho más que el hecho de adaptarnos a estos cambios: las nuevas generaciones, que enfrentan serios problemas de gramática y ortografía.

Aceptémoslo, ya no enseñan como antes y la cuestión cada vez se hace peor.

Está bien si nos rasgamos las vestiduras porque algo a lo que estábamos acostumbrados va a cambiar y no nos parece por las razones que sean. Sin embargo, considero que debemos comenzar a preocuparnos más por emplear bien el lenguaje español, tan rico y con tantas posibilidades para expresarnos.

Hay que comenzar por fomentar más la correcta escritura incluso en las cosas más básicas, como un mensaje de texto, un tweet, un correo electrónico o una conversación en el mésenger.

Aunque no lo crean, la forma de expresarse a través de la escritura dice mucho de una persona.

En fin, acá les dejo lo más destacado sobre esta renovación de la RAE y que fue publicado por El País.

La i griega será ye. Algunas letras de nuestro alfabeto recibían varios nombres: be, be alta o be larga para la b; uve, be baja o be corta, para v; uve doble, ve doble o doble ve para w; i griega o ye para la letra y; ceta, ceda, zeta o zeda para z. La nueva Ortografía propone un solo nombre para cada letra: be para b; uve para v; doble uve para w; ye para y (en lugar de i griega). Según el coordinador del nuevo texto, el uso mayoritario en español de la i griega es consonántico (rayo, yegua), de ahí su nuevo nombre, mayoritario además en muchos países de América Latina. Por supuesto, la desaparición de la i griega afecta también a la i latina, que pasa a denominarse simplemente i.

Ch y ll ya no son letras del alfabeto. Desde el siglo XIX, las combinaciones de letras ch y ll eran consideradas letras del alfabeto, pero ya en la Ortografía de 1999 pasaron a considerarse dígrafos, es decir, “signos ortográficos de dos letras”. Sin embargo, tanto ch como ll permanecieron en la tabla del alfabeto. La nueva edición los suprime “formalmente”. Así, pues, las letras del abecedario pasan a ser 27.

Solo café solo, sin tilde. Hay dos usos en la acentuación gráfica tradicionalmente asociados a la tilde diacrítica (la que modifica una letra como también la modifica, por ejemplo, la diéresis: llegue, antigüedad). Esos dos usos son: 1) el que opone los determinantes demostrativos este, esta, estos, estas (Ese libro me gusta) frente a los usos pronominales de las mismas formas (Ese no me gusta). 2) El que marcaba la voz solo en su uso adverbial (Llegaron solo hasta aquí) frente a su valor adjetivo (Vive solo).

“Como estas distinciones no se ajustaban estrictamente a las reglas de la tilde diacrítica (pues en ningún caso se opone una palabra tónica a una átona), desde 1959 las normas ortográficas restringían la obligatoriedad del acento gráfico únicamente para las situaciones de posible ambigüedad (Dijo que ésta mañana vendrá / Dijo que esta mañana vendrá; Pasaré solo este verano / Pasaré solo este verano). Dado que tales casos son muy poco frecuentes y que son fácilmente resueltos por el contexto, se acuerda que se puede no tildar el adverbio solo y los pronombres demostrativos incluso en casos de posible ambigüedad”, esto dice la comisión de la nueva Ortografía, que, eso sí, no condena su uso si alguien quiere utilizar la tilde en caso de ambigüedad. Café para todos. No obstante, la RAE lleva décadas predicando con el ejemplo y desde 1960, en sus publicaciones no pone tilde ni a solo ni a los demostrativos.

Guion, también sin tilde. Hasta ahora, la RAE consideraba “monosílabas a efectos ortográficos las palabras que incluían una secuencia de vocales pronunciadas como hiatos en unas áreas hispánicas y como diptongos en otras”. Sin embargo, permitía “la escritura con tilde a aquellas personas que percibieran claramente la existencia de hiato”. Se podía, por tanto, escribir guion-guión, hui-huí, riais-riáis, Sion-Sión, truhan-truhán, fie-fié… La nueva Ortografía considera que en estas palabras son “monosílabas a efectos ortográficos” y que, cualquiera sea su forma de pronunciarlas, se escriban siempre sin tilde: guion, hui, riais, Sion, truhan y fie. En este caso, además, la RAE no se limita a proponer y “condena” cualquier otro uso. Como dice Salvador Gutiérrez Ordóñez, “escribir guión será una falta de ortografía”.

4 o 5 y no 4 ó 5. Las viejas ortografías se preparaban pensando en que tod

o

el mundo escribía a mano. La nueva no ha perdido de vista la moderna escritura mecánica: de la ya vetusta máquina de escribir al ordenador. Has

ta ahora, la conju

nción o se escribía con tilde cuando aparecía entre cifras (4 ó 5 millones). Era una excepción de las reglas de acentuación del español: “era la única palabra átona que podía llevar tilde”. Sin embargo, los teclados de ordenador han eliminado “el peligro de confundir la letra o con la cifra cero, de tamaño mayor”.

Catar y no Qatar. Aunque no siempre lo fue, recuerda el coordinador de la nueva ortografía, la letra k ya es plenamente española, de ahí que se elimine la q como letra que representa por sí sola el fonema /k/. “En nuestro sistema de escritura la letra q solo representa al fonema /k/ en la combinació

n qu ante e o i (queso, quiso). Por ello, la escritura con q de algunas palabras (Iraq, Qatar, quórum) representa una incongruencia con las reglas”. De ahí que pase a escribirse ahora: Irak, Catar y cuórum. ¿Y si alguien prefiere la grafía anterior: “Deberá hacerlo como si se tratase de extranjerismos crudos (Qatar y quorum, en cursiva y sin tilde)”.

 

Anuncios

4 pensamientos en “La RAE se renueva. ¿#Win o #fail?

  1. Qué feo…me costará acostumbrarme a solo y los adjetivos-pronombres demostrativos.
    También lo del cero entre cifras.
    Tal parece que la RAE apunta más a favorecer el “libertinaje” ortográfico, eliminando las cosas que la gente no ponía en práctica, “adoptando” los errores anteriores como correctos para tenerlos a todos en paz.

  2. En total desacuerdo…lo dejaron muy complicado y muchas de las modificaciones me parecen absurdas…como los adjetivos pronombres demostrativos..:/
    Apoyo el comentario de Clau…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s