Me gustan los bebés

A diferencia de otras personas, a mí siempre me ha emocionado la idea de ser papá. Lógicamente eso significa que me gustan los niños. No hay mejor cosa que ver una pequeña carita sonriéndote, una manita que toma tu dedo “fuertemente” y escuchar una carcajada sincera, de esas que solo los bebés saben dar.

Creo que mi gusto por los bebés se remonta al nacimiento de mi hermana. El recuerdo que tengo de su arribo a casa ha perdurado en mi mente como una fotografía: ese pequeño ser se encontraba dormido justo en el centro de la cama y yo, estupefacto, observaba cómo su pecho subía y bajaba sin parar, después me recosté a su lado y no quería que nada ni nadie la molestara, solo deseaba verla y estar a su lado.

Durante sus primeros años, en mis momentos libres aprovechaba a jugar con ella. Una de nuestras actividades preferidas era imaginar que su cerdo de peluche buscaba trufas. Yo, como si de un títere se tratara, manejaba al cerdito y lo hacía ponerse de formas que a ella le parecían graciosas, lo cual acababa en una buena risotada. ¡Ah, tiempos aquellos!

El siguiente contacto directo con un bebé lo tuve tras el nacimiento de uno de mis primos. Su nombre es Francisco, mejor conocido como Paco. Cuando nació yo ya tenía unos 16 años. Mi mamá se hizo cargo de cuidarlo para que mi tía pudiera ir a trabajar. Y yo, ni lento ni perezoso, me ofrecía a ayudarla. Mis funciones eran básicas: cuidarlo para que no se lastimara, entretenerlo y, mi favorita, dormirlo.

Debo aceptar que me fascinaba andarlo en su coche. No sé por qué, pero era como si eso me relajara, además de que lograba sosegar el eterno ímpetu del pequeño. Obviamente he conocido a muchos bebés, pero estos dos, creo, son los que marcaron mi gusto por los pequeñines.

Si escribo esto no es porque tenga a una bicha preñada, ¡no, no, no! ¡Dios me guarde con Dios me libre! Solo quiero compartirles mi gusto por los bebés. Porque para mí no hay cosa más impresionante que ver la pureza de la mirada de un niño, no hay mejor música que su risa y no hay muestra más sincera de afecto que sus brazos alzándose desesperados por alcanzarte.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Me gustan los bebés

  1. Sabes una cosa yo creo firmemente en la ideologia DINKY, es decir JAMAS VOY A TENER HIJOS, pero la verdad es que si me gustan los bebes, algo peculiar con respecto a eso es que la mejor amiga de mi hermana siempre se porto bien pedante y altanera con migo, pero ella tiene dos niñas y yo las amo a las dos, y ellas me aman a mi =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s