Mis mujeres

Crecí en un familia plagada de mujeres: mi madre y mis cuatro hermanas. No puedo quejarme de la vida que me ha tocado vivir. Ha tenido altos y bajos, como la vida de todos. Pero en cada etapa, he tenido el mejor ejemplo gracias a ellas.

Mi madre, mujer dedicada, trabajadora, honesta, siempre sincera y de voluntad fuerte. Nunca me negó un abrazo y nunca se saltó un castigo. (Salvo esa vez que me cansé de esperar la reprimenda y le fui a decir: mamá, si me va a castigar hágalo ya porque tengo sueño y me quiero ir a dormir. Obviamente no lo hizo, le causé gracia.)

Lo que soy lo debo en gran parte a todos los empujones que me ha dado, en sentido figurado. Porque quien te ama te dice la verdad —incluso cuando no te parezca o no pidás que te la digan— y te alienta a seguir tus sueños. Eso es lo que ella ha hecho conmigo.

De mis hermanas podría hablar mil cosas, pero solo diré esto: por ellas he aprendido el significado de la lealtad, de lo que significa sacrificarse por otros, del amor incondicional, hasta la muerte. (Cubrirnos las trastadas ha sido lo más amado por nosotras y lo más odiado por mi mamá.)

Y de mi padre, por supuesto, he aprendido que un hombre puede ser fuerte y a la vez amoroso. Paciente, entregado, cuidadoso, sutil. No es necesario maltratar para enseñar. No es necesario someter para dominar. Siempre hay un mejor camino en el diálogo. Convivir solo con mujeres de temperamento fuerte podría volver loco o desesperar a cualquiera, mas no a mi papá. (Quizá porque nos parecemos mucho a él por dentro y por fuera.)

Hoy es 8 de marzo. Día Internacional de la Mujer. Nunca sé qué esperar de esta fecha. Si felicitar o decir gracias si me felicitan. Porque este día, para mí, es más bien de conmemoración: pensar en lo poco o mucho que se ha borrado la línea que separa a los hombres de las mujeres y que hace que los derechos, incluso ahora, no sean iguales.

Este día es como el 14 de febrero o el Día de la Madre o del Padre: ¿quién necesita que le digan qué día del año debe reconocer el valor que hay en los demás? Yo prefiero demostrarlo cada día.

Anuncios

3 pensamientos en “Mis mujeres

  1. De acuerdo mil veces. Ya dejémonos de reconocimientos y celebraciones innecesarias, somos mujeres todos los días. ¡Un abrazo!

  2. Sabes una cosa, realmente te envidio, tienes varias hermanas y con ellas te llevas bien, yo solo tengo una hermana y me llevo mal con ella…..

    Cosas de la vida verdad…

    Bueno te felicito a ti y a tus hermanas en en dia internacional de la mujer…

  3. no habia leido esta publicacion loy, de verdad me has hecho recordar muchas cosas y le doy infinitas gracias a Dios por los padre y las hermanas que me ha dado… los amo demasiado a todos y hoy ya agregados los cuñados los sobrinos e hijos… Dios es maravilloso!!!
    te amo loy por ser como sos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s