Vivo en un país…

…que no tiene pies ni cabeza. Donde los ciudadanos salimos a trabajar, estudiar o rebuscarnos con miras a sobrevivir el día a día.

Vivo en un país donde no se respeta la naturaleza, donde los recursos se entregan al mejor postor y donde en unos pocos años ni los pájaros tendrán sitio para posarse.

Vivo en un país convulsionado por la violencia. Donde las autoridades celebran que el mes cerró con menos muertos que el anterior, pero el promedio sigue siendo de 12 por día. Donde las familias lloran sus pérdidas frente a una cámara y una persona que le pregunta “¿y cómo se siente?”. Un lugar que no da tiempo para el luto, porque el día siguiente hay que trabajar si se quiere comer.

Vivo en un país pequeño, sobrepoblado, desesperanzado. Pero convivo a diario con gente que sueña, que tiene grandes aspiraciones y metas altísimas.

Vivo en un país donde todas las mañanas veo gente abordando los autobuses, caminando de un lado a otro, llenando las oficinas, llevando a sus hijos al centro de estudios, pidiendo en la calle para poder comer, vendiendo,  haciendo uno y mil oficios.

Vivo en un país que exporta personas e importa remesas.

Vivo en un país en que los gobernantes hacen el bien… para ellos mismos. Donde los “líderes políticos” se cambian de partido como se cambian de pijama. Donde las voluntades no se entregan para servir al pueblo, sino al “patrón” de turno. Un lugar donde los hombres y mujeres que se eligen por voto no saben ni expresarse en público. Dan vergüenza. Ocupan esos grandes sillones y llenan las oficinas con ostentación. Les duele ahorrar el dinero que nosotros, que pagamos los impuestos, les proveemos. Y tiene el valor de llenarse la boca y pronunciar palabras falsas “en nombre de las mayorías” de este país.

Vivo en un país donde los discursos son trillados, donde la historia no se cuenta, donde se olvida con facilidad. ¡En qué momento perdimos la capacidad de almacenar información importante!

Vivo en El Salvador, y pese a todo lo anterior, cada día me levanto con la cabeza en alto y los ánimos  para hacer algo, grande o pequeño, que garantice que el futuro va a ser mejor.

Anuncios

6 pensamientos en “Vivo en un país…

  1. Si a este texto tan bueno, le suprimiera tan solo dos palabras: “pequeño” y “sobrepoblado,” se podria pensar tranquilamente que el pais descripto es aquel en que naci y vivo: la Republica Argentina….Como “DUELE” que los habitantes de America Central y de Sud America tambien, debamos convivir a diario con una realidad tan triste y lamentable!!! Pero confio en que llegara el dia, en que lo señalado en el esperanzada parrafo final del texto, sea realidad!!!

    • Gracias por tu comentario, Gracie. Es la esperanza de muchos y es bueno saber que en todo el continente pensamos y sentimos lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s