Fracasar es no intentar

La verdad es que temí no poder terminar la carrera, y eso me hizo pensar en no participar. Pero mi meta era demostrarme que podía, y lo logré. 

Más de 1,500 corredores, entre ellos salvadoreños, guatemaltecos, costarricenses, japoneses y estadounidenses, se dieron cita el domingo 19 de febrero para participar en la tercera Medio Maratón Yo Amo El Salvador.

En el calentamiento previo.

Acá les comparto un video que muestra cómo se veían los participantes minutos antes del inicio de la competencia: CFPNT

Minutos antes de iniciar la carrera acompañado de Loy, quien siempre me apoya en este y otro tipo de locuras.

Ya había participado en la primera edición, pero para esta no había entrenado. Así que cuando decidí inscribirme, me puse una meta humilde: terminar los 11 km.

Y cómo quería dejar constancia de que iba a correr, hice un video antes de comenzar. Acá les dejo mis palabras antes del banderillazo de salida:  G4DZS

Desde el inicio mi estrategia fue mantener un ritmo constante, lo cual me funcionó a la perfección.

Quince minutos después de iniciada la carrera, llegué a la avenida Jerusalén, a los 30 estaba en el redondel Masferrer, a los 42 logré llegar a la Plaza de las Américas (o Salvador del Mundo). Llegado a este punto, iba en perfectas condiciones y con un tiempo que no creía.

Dando el último cruce para llegar a la recta final.

 

Seré sincero: Cuando llegué al mercado de artesanías, frente al parque de pelota, sentí molestias en una pierna, entonces caminé  -rápido- por 30 segundos. Repetí la “estrategia” dos veces más. Cuando llegué a la pasarela frente a CIFCO, corrí sin parar hasta la meta.

Al final, hice un tiempo que ni yo me creía. Según mi cronómetro, me tardé una hora con 47 segundos. Al principio estimé que me tardaría al menos una hora y media.

A punto de cruzar la meta. Aquel momento cuando en tu mente suena la música de "Rocky".

Y como estaba emocionado por cómo me había ido, hice un video cuando ya me habían dado mi medalla: YK27Q

Pero como si eso no fuera suficiente, en la web de los organizadores busqué mi posición oficial. Lo cual me dio una grata sorpresa. Me ubiqué en el puesto 52 de la categoría de 11 km. No sé cuántos había inscritos en ella, pero por la imagen, sé que al menos eran más de 350.

Hace dos años fui el número 67. Esta vez el 52. Espero mejorar ese puesto en la próxima carrera.

La verdad estoy feliz por haber corrido, fue una buena decisión. El título de la entrada, el cual tomé de la medalla que me dieron, dice mucho para mí, pues la verdad, esta prueba habría sido un fracaso solo si no me hubiera animado a participar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s