Con los nervios de punta

Hace unas semanas me tomé un descanso de manejar hacia el trabajo todos los días. Muchas personas me preguntaron el motivo y la razón principal fue la sorprendente cantidad de personas irresponsables que tienen licencia de conducir para hacer y deshacer en las calles de este país de apenas 21,041 km². Un chiste.

Según datos del Viceministerio de Transporte, el parque vehicular de El Salvador ronda  los 700,000 vehículos y más o menos el 50% se concentra en la zona metropolitana. Además, de ese total  al menos unos 11,000 son de transporte colectivo. Exceso.

Atravesarse desde Santa Tecla hacia San Salvador centro es toda una aventura. Mi hora para entrar a trabajar es las 8:00 a. m., pero debo salir de mi casa lo más tarde a las 6:15 a. m. y estar en la oficina desde las 7:00 a. m. para evitar los lujos de trabazones que se forman cada mañana (y cada tarde).

A lo anterior sumemos la triste realidad que significa que cada 15 días el costo de los combustibles aumente. Porque hace mucho tiempo no tenemos una baja significativa. Estamos a unos centavos de pasar la barrera de los $5 y qué le vamos a hacer.

Sumado a todo lo anterior, en la calle cada día uno se cruza a cualquier cantidad de personas temerarias, prepotentes, maleducadas e irresponsables que no piensan que al manejar sin precaución y valiéndose de la ley del más fuerte no solo arriesgan su vida, sino la de los demás que vamos compartiendo las vías.

Es  increíble que la gente se moleste porque uno trata de manejar a los límites permitidos. Pitan, amenazan y amedrentan si uno no se mueve cuando adelante apenas tiene medio metro de distancia del otro carro. Es ilógico. Después por eso ocurren tantos accidentes que fácilmente podrían prevenirse.

Y no es que yo sea una santa al volante. Las trabazones me desesperan, me sacan de mis casillas. Pero no por eso voy a echarle el carro a cuanto cristiano se me atraviese.

Dejé de manejar unos días porque me sentía agobiada y porque conociéndome, estaba llegando al punto en que no iba a forzar mi carro a frenar cuando a un inepto se le antojara meterse a mi carril sin tener suficiente espacio adelante o echarme el carro y obligarme a casi pasarme al otro carril y chocar contra otro carro. Definitivamente no iba a tolerarlo. Y como no quería salir lastimada ni provocar daños a otras personas, mejor dejé el carro y usé el transporte colectivo (y esa historia queda para otra ocasión).

Tomarme esos días de descanso me sirvió para relajarme un poco. Ahora, salgo más temprano de casa si es necesario y, siguiendo el consejo de varias personas, escucho música para relajarme mientras conduzco hacia mi trabajo y por las tardes hacia mi casa.

Un conductor temerario no es solo el que maneja en estado de ebriedad. Conductor temerario es todo aquel que pone en peligro la vida de los demás y la suya por no acatar las medidas de seguridad y no respetar las leyes.

Espero que mi experiencia sirva como consejo o llamada de atención para no caer en estos comportamientos y evitar accidentes de cualquier tipo.

P.D. Recuerden que ahora anda suelta la caravana presidencial, no les vaya a pasar por encima sean peatones o conductores. A mí una vez ya casi me daba duro un motorizado.

Anuncios

2 pensamientos en “Con los nervios de punta

  1. Y aun sin estar en el tráfico hay gente peligrosa y/u odiosa. Hoy en la gasolinera una camionetota iba retrocediendo para cambiarse de bomba y si no le pito desesperadamente me hubiera bajado el bomper del tortazo. Y otra doña, que de dije si me daba permiso porque iba a retirarme de esa bomba porque no servía y ni se inmutó, no se quitó y tuve que darle la vuelta a la gasolinera.
    Horrible, realmente cada día está peor, no es solo tu percepción.

  2. Sabes que es lo más yuca, que la persona promedio ni siquiera anda en carros en buen estado, la mayoria tiene carros que cuestan $2,000 o $3,000.

    Y lo peor es que esto es cultural, andate a otro lado como Costa Rica, la cosa ya es distinta, creo que por eso a mi no me dan ganas de tener carro propio, es más ni sé manejar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s