El regreso de Dora

Hace unas semanas, agarré valor y escribí un post en el que les contaba que mi gata de dos años, Dora, tenía tres meses de desaparecida. Prácticamente yo la di por muerta y me resigné a no ver más su cara peluda todos los días.

Fue difícil llegar a esa conclusión y me costó aún más escribir esas líneas que le dediqué.

Para mi sorpresa, una semana después de publicada la entrada, exactamente un lunes a las 4 de la madrugada escuchamos a un gato maullando en el patio de la casa. Asustados nos levantamos de un salto y fuimos corriendo a abrir la puerta, pero lo que menos nos imaginamos era que se trataba de Dora.

Había resucitado.

Así que para los que aún no lo sabían, es verdad, Dora volvió a casa. Está bien, sin heridas y sin enfermedades. Solo está desnutrida y ya nos estamos encargando de eso.

Me llena de alegría el corazón saber que la gatita que adoptamos tras rescatada de una muerte segura con apenas unos días de nacida, sigue viva y acumulando aventuras.

El mundo de tener mascotas en casa no es nada fácil, pero se disfruta.

Está vida, ¡vivaaaa!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s