Qué poco ha cambiado nuestra onda…

Se acuerdan qué tiempos aquellos, cuando quemábamos tabletas  preparando los circuitos que servirían para salvar nuestras notas. O aquellas mañanas en que repasábamos nuestros CD en el taller y le dábamos a las mismas rolas. Y qué decir de aquellos juegos memorables al mediodía donde marcamos época derrotando a los demás salones e infundíamos respeto con la mejor barra que un equipo podía tener.

Tampoco podemos dejar de lado las zocadas por los proyectos, y mucho menos la de los exámenes privados (que, sinceramente, es una historia aparte). Y dónde quedan las discusiones por nimiedades como el diseño de la chumpa de promoción, o los desmadres y golpes derivados de esa prenda que más que proteger del frío sirvió como una arma letal para ojos y rostros de aquellos más desprevenidos.

Y qué decir de los “juegos en los portones”, donde, al menos en mi caso, el peor castigo fue recibir un pelotazo a quemarropa justo en un ojo. Volviendo a los partidos en la hora de almuerzo, no podemos olvidar cuando tuvimos un “caído en batalla” al estallarle una de las barras de humo en la mano (en fin, tenía que ser “el Mala Suerte”).

Las visitas al Oratorio, las celebraciones por la Virgen, por Don Bosco, la Semana de la Juventud, los retiros… En fin, son tantos recuerdos, unos buenos, como el hecho de habernos graduado, las amistades ganadas; otros malos, como haber sido marcados como un grupo problema -cuando no hacíamos nada malo (jajaja)-; algunos divertidos, como la vez que le reventaron la nariz a Foncho, o el clásico saque de banda de Foncho en la cancha de fútbol sala, y quién no recuerda el Ojednep Omem.

Han pasado 10 años desde la última vez que recuerdo haber dado una cachetada al busto de Don Bosco, toda una tradición para aquel que alguna vez formó parte del Chaleco. Y después de tanto tiempo, fue un gusto y un honor haber vuelto a compartir tiempo, cancha, risas, tragos, burlas y demás con amigos.

Promo ECA 2002… 10 años después

Aun siendo pocos, la reunión sirvió para traer al presente recuerdos que sin duda nos rondarán la mente por mucho tiempo.  Un placer haberlos visto y ojalá para futuros eventos se logre un mayor número de asistentes.

PD: Sin duda los Enanitos Verdes tenían razón…

“Pero cómo han cambiado los tiempos, hoy todos luchan por mantener sus puestos, hay muchos que ahora son ingenieros…”

 Qué poco ha cambiado nuestra onda, solo cambiaron un poco nuestros cuerpos…” 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s