21

Empezaré diciendo que me tardé mucho en compartirles este post.

run1

Gabo es mi motivador personal y fiel compañero para correr.

El número 21 no significaba nada para mí hasta hace poco tiempo: el 21 de septiembre corrí mi primer medio maratón, es decir 21 kilómetros.

Ese día no solamente cambió el significado de un número. Cambiaron muchas cosas dentro de mi cabeza y en mi cuerpo, pues me di cuenta de las cosas grandiosas que puede lograr cuando uno pone un poco de voluntad y se fija metas.

Pero esta historia comenzó hace un año, cuando participé por primera vez en una carrera de tan solo 2 kilómetros que apenas pude terminar. Decepcionada por mi poca resistencia, durante unos meses solo coqueteé con el “running”. Nada serio.

Pero el 25 de abril de este año, cuando me encontraba en medio de una crisis  profesional y me sentía frustrada por no alcanzar metas personales, decidí que tenía que cambiar algo en mi vida si no quería perderla.

Dejé de preocuparme por lo que no me gustaba de mi trabajo y comencé a redescubrir lo que me había enamorado de él en primer lugar mientras llegaba la siguiente oportunidad de aprendizaje (y llegó). Dejé de presionarme por las cosas que pensaba que habría logrado hacer antes de cumplir 30 años (estoy a punto de cumplirlos) y me congratulé por todo lo que he logrado pese a que nunca estuvo en mi “to do list”.

Entonces decidí que debía empezar a cuidarme. Decidí correr. No para competir o exhibirme. Comencé a correr para demostrarme a mí misma que me importa lo que me pasa, que quiero cuidarme y que quiero que mi vida sea larga y plena. Y para demostrarme una vez más que soy capaz de hacer lo que me propongo.

run2

Correr con amigos siempre es mejor y más divertido. Gracias, Olga y Luis, por cada paso que me han acompañado.

Y entonces abrí la puerta a un nuevo mundo en el que me recibieron con brazos abiertos muchas personas que admiro y a quienes les tengo un cariño especial.

Cinco meses después estaba cruzando la meta de mis primeros 21 kilómetros. Lloré de alegría y por el profundo orgullo que sentí por semejante proeza.

Pero ese no es el final del camino, ni por cerca. Cuesta agarrar los tenis y salir a la calle porque no siempre hay tiempo, ánimos, buen clima y un largo etcétera, pero sin duda vale la pena.

Así que esto será parte de mi vida como toda cosa buena que hay que conservar.

Solamente.

run21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s